Un día se me ocurrió dar una sorpresa a mi mujer reservando un txoko para celebrar nuestro aniversario e invitando a nuestros amigos ...

Opté por Argitxoko tras la recomendación de uno de ello, y puedo decir que acerté confiando en él. Lógicamente a mi mujer le encantó la sopresa, no solo por ser un detalle romántico e inesperado, sino también porque este Txoko lo pareció un lugar muy acojedor y muy cuidado en todos los sentidos. Desde luego nos han ganado como clientes habituales.

 

 

Josu Cámara,