Por trabajo, compromisos y demás hace tiempo que no nos veíamos toda la cuadrilla. Argitxoko fue una buena elección para reencontrarnos ...

 

Todos nos llevamos una grata sorpresa al descubrir que se encontraba en un entorno fantástico y que el txoko en sí era fantástico. Siendo una opción bastante económica no esperábamos una experiencia tan buena. Además decidimos recurrir al increíble servicio del chef y del menú personalizado. De esta forma tuvimos más tiempo para ponernos al día y lo pasamos genial. ¡Nos hemos comprometido a juntarnos todos aquí al menos una vez al año!

Asier López,